¿Será que me estoy convirtiendo en el nuevo Puerto El Hueco? ¿En ese lugar donde la gente dice lo que no puede decir en otros lados y, para colmo, se malea? ¿Qué hacer con comentarios así? ¿Los borro en aras del buen nombre o que viva la libertad de expresión nomás?

Vean el dichoso comentario aquí.

Igual me parece, hasta cierto punto, relevante. Francamente, DETESTO Plus TV y ese look conservador, blanco y coherentemente falso (ejem) que proyectan al Perú entero. Por mí lo dejaría, pero si hay suficientes argumentos para borrarlo, se convertirá en el primer comentario que censure.

Ustedes deciden.

Masturbación

mayo 27, 2008

Estaba en primero de media, en un colegio odioso al que ingresé debido al afán artístico de mi padre (aunque lo más artístico que aprendí, en realidad, fue a liberar de mi boca humo de marihuana en forma de círculo). Pero, bueno, estaba, decía, en primero de media, y este chico a mi lado me dijo: “Martin ¿tú ya te has corrido la paja?” y yo, como es obvio, inocente, niño bueno, estudiante exitoso, le dije, todo lorna: “No ¿qué es eso?”.

Al poco tiempo ya me estaba toqueteando viendo a Carolina Arboleda, modelo de De dos a cuatro (¿recuerdan a Raúl Romero al lado de su hermana, haciendo el ridículo, menos que ahora?). Una mañana, luego de haber soñado intensamente a Carolina, fui corriendo al baño porque algo se me salía de abajito y no podía aguantarlo. Efectivamente, era lo que ustedes se imaginaban.

Luego de eso, ya hecho un pajero profesional, acompañaba alegremente a mamá al supermercado y, al regresar, le pedía que parase un momento en el kiosko para comprar mi revista de música (adivinarán que no me dejaban salir solo a la calle).

El procedimiento era simple: rogar que mamá se cuadre a la espalda del puesto de ventas, pedir una Hustler (luego me puse más light, Playboy, Penthouse, ustedes saben) bajarme la media de la pierna derecha, introducir la revista y remangarmela de vuelta para arriba.

Mamá nunca sospechó nada, y yo regresaba feliz del colegio cada día pensando en lo lindo que me acariciaría esa tarde, antes, en medio, o luego de hacer las asquerosas tareas de matemática.

Espero que este post no asuste a Alicia, aunque, estoy seguro, ella debe ser fan de Spider-Man.

(No, ese no fue un chiste nerd o “friki”, como dicen ahora).

Mi amigo el que me convirtió a Linux me lo explicó una vez: las leyes de Murphy son ciertas porque probabilísticamente siempre será más fácil que las cosas salgan mal. Es decir, para que las cosas vayan bien se necesita de la combinación de miles de factores. En cambio, para que vayan mal solo se necesita… que vayan mal. Matemáticas, queridos.

Y si las cosas están mal, se pueden poner peor. Como si no fuera suficiente estar hasta las webas con la novia, tengo que enfermarme y acabar el mes de la peor forma. Maldito clima, maldita gripe. Es una joda el clima de Lima, sale sol en la mañana, hace frío en la tarde. Vas a estudiar con un casacón y a la hora de salir de clases fucking solcito de otoño, te sacas el casacón, vas al grifo, te tomas una chela helada y te vas literalmente a la mierda. O al menos eso es lo que me pasó a mi.

Claro, supongo que tendré que tomar en cuenta las chelitas que me tomé el fin de semana con la gentita en el Superba, donde se me ocurrió ir a lucir parte de los resultados de mi última rutina de ejercicios. Chévere mi camisita nueva, que dejaba mi bíceps al aire para que mi novia se acurruque – y entre apachurrones tratar de suavizar la bronca– pero creo que debí combinar la camisa con una casaca para no salir tres de la mañana y enfrentarme al ventarrón de la esquina de Javier Prado con Petit Thouars.

Supongo que el fin de semana firmé el acuerdo con los virus de esta bendita enfermedad, y que la chela que me tomé ayer fue el detonante para que ahora, con 39 de fiebre, lo único divertido que me quede por hacer sea ver las ovas de Saint Seya (lo único bueno que ha parido el anime). Porque ni mi novia me quiere ver. Eso del amor eterno se puede romper por un par de estornudos. Todo porque había quedado en llevarla a ver Indiana Jones hoy, día del misio, día del espectador, y los virus me tienen amarrado a mi cama.

Quién entiende a las mujeres, ni que estuviera con otra mujer en cama, carajo. Estoy con mi gripe, mi malestar, mi bronca y mi madre que trae cada vez que se acuerda, te con limón y panadol antigripal. “Eso te pasa por no ponerte chalina”. Chalina las webas. Eso me pasa por querer verme más guapo para una mujer que ahora me ignora porque no puedo ir a ver la pinche calavera de cristal. O sea, ¿yo por ti aguanto los gritos del reggaetón y tú no puedes exponerte a un par de microbios?

Así que ella irá con sus amigotes de la universidad, entre ellos el idiota que la quiere afanar. Claro, lo que ella no sabe es que yo tengo a Alicia Bisso… sí, la Busco Novio. No me canso de leerla. Ella me acompañará. ¿Por qué todas las mujeres no pueden ser como ella? ¿Y qué tanto busca si aquí estoy yo? Un linkcito tuyo bastará para salvarme, Miss Bisso. O un cafecito… pero ése es un plan que no puede ser víctima de Murphy, un plan perfecto, un plan que tendré que carburar mientras me baja la fiebre y veo por quinta vez la Saga de Hades.

Ya voy por la 18.

Antiperiodismo

mayo 22, 2008

Si leen con atención Rajes del oficio (que bien pudo llamarse “Masturbaciones del oficio” sin ningún problema), cualquiera puede darse cuenta que ni uno de los que aparece allí estudió periodismo. Derecho, marketing, literatura, etc. Por algo será.

Conozco a la bestia desde dentro. Estudio comunicaciones y veo como todos se mueren de las ganas de escribir en Etiqueta Negra (porque la Rolling Stone es muy lejana), sacar su libro de crónicas y reportajes bacanes, gilear en el café Z (porque el Café Haití es para buscar choclonas y en Dasso hay puro pituco gay, ¿sí o no?), ser reconocido en el Juanito. Vamos, alguien tipo bloguer de El Comercio. Del malditismo al be cool.

Para empezar, todos son los reyes del small talk. Saber hablar de todo, pero no decir nada. Si te preguntan sobre la última reunión de la ALC-UE, tú sales con que la Cristina K. estaba rica, punto. Y decir “Cristina K.”, para no hacer roche por no saber pronunciar correctamente Kirschner. ¿Política internacional? Aburrido. ¿Macroeconomía? Más aburrido. Lo de Clinton y Obama para ti amigo estudiante de periodismo que me lees es un asunto de mujeres y negros. Al final va a ganar McCain, que para mí es el único político respetable que hay en Estados Unidos. ¿Melissa Patiño? Sí, qué feo lo de la chibola, pero di que la prensa libre la liberó, que estás luchando por la democracia.

¿Quieres un poco de sensibilidad social? Di que has ido al último concierto de Grupo 5 y que has chupado y bailado con la culebrítica (¿es de ellos? todos esos grupos son igualitos). Que te has tomado fotos con Dina Páucar, que eres asiduo de Mochileros y las fiestas de Casa Drama, pero que tienes tu calle. Que conoces tu cono norte. Que comes en chifas de la Túpac Amaru, en Comas.

Ah, no te olvides proponer al medio donde realizas tus prácticas que tienen que darte un blog. Y raja de los bloguers, que más cool que eso no hay.

Hice click con Linux

mayo 20, 2008

Linux. Suena al amigo de Charlie Brown pero si estás leyendo este post es que sabes a qué me refiero.

He comenzado a usarlo hace muy poco gracias a un gran amigo geek que vino a casa un día de semana de esos en los que mi PC se había vuelto loca y yo tenía que entregar un trabajo para una clase. Los que estudiamos comunicaciones, a pesar de nuestros alardes, sabemos muy poco de computadoras y, la verdad, no queremos tener problemas con ellas, y es eso lo que yo tenía todos los días y casi como en un capítulo del chapulín colorado no tenía, oh, quién pueda defenderme.

Pero hoy soy un fanático de Linux y en concreto de Ubuntu que es la “distribución” que utilizo en casa. Ya no tengo problemas al navegar con mi Firefox (aunque bueno, tengo que reconocer que hay lugares de esos que ya nadie visita -como Terra- que no te permiten ver videos si no usas Windows). También me comencé a acostumbrar a escribir y compartir documentos en Google Docs lo cual ya me hace prescindir del Word y del Excel y… ya estoy hablando como mi pata. Soy un neo geek. No tanto. Sólo enciendo la computadora, escribo, navego, escucho música y luego la apago.

Escribo esta nota pues hoy navegando por Fayerwayer (EL blog geek, no hay más) descubrí que Asus lanzará placas madre con linux ya listo dentro de la computadora. Traducción: prendes tu compu y en cinco segundos (sí, cinco segundos) tienes un escritorio con Firefox, Skype y bueno todo lo que necesita un usuario para navegar por internet como se debe y no como quiere Bill Gates.

Ahora que tengo Linux y Blog y pronto mi Apple y más tarde mi Asu, creo que ya puedo sentirme 2.0 o el numerito que sea que se ponga de moda.

(Pensaba inaugurar mi blog con este post, pero empecé a recibir las visitas de los Grandes Nombres de la Cholósfera antes de lo previsto y aplacé su publicación. Aquí está)

Hace meses vi en una entrevista que el tal Harry Spencer le hizo a dos bloggers del Comercio (me llega si son bloggers, para-bloggers o que mierda son), que Renato Cisneros dijo que cuando el blog Busco Novia cumpliese un año iba a poner las “barbas en remojo”, utilizando su ya conocido lenguaje de adulto mayor. Sin embargo, sospecho, no tenía todo tan calculado como la venta de los supermercados Wong.

Cisneros no da puntada sin hilo. Eso lo vemos los que no formamos parte la manchita de fieles lectores que le creen ensimismados al personaje que él ha creado. ¿Dr. Jekyll y Mister Hyde, Renato? Él dice que se sienta de modo casual frente a la computadora y escribe cada post sin pensarla mucho. ¿O no? La verdad no creo que haya que leerlo con lupa ni verlo con mucha atención para darse cuenta de que es su propio mercachifle.

Vamos por partes, le dijeron a Túpac Amaru. Cisneros es como un niñito grande y correcto a quién su mamá le ha dado permiso de salir a jugar con sus amiguitos. Pero sin ensuciarse, ojo, así tenga que hablar de sexo. El sexo (el que, disculparán el prejuicio, no parece haber tenido lo suficiente) y la doble moral (de ésta si tiene bastante) no le permiten hablar más que debajo de una mirada inyectada de moralina y prejuicios, ésa que tanto le gusta a muchos de los machomans que lo leen y a todas esas chicas que creen que el Mr. Hyde de la Cholósfera es un chico sensible, bonachón, sincero, que en realidad está buscando una novia.

No pues, Cisneros no busca novia, busca fama. Eso, al menos, lo dijo su propio editor en un video (y seguro lo hizo con gusto, porque su estrellita se lo pidió, eso y una exigencia de paga para él y para su dibujante, cuando a los esforzados causas de Que Insania no les dan ni la hora). Ese video, que, además, resultó super evidente como parte de su campaña auto marketing para volver con el blog luego de asustar con que lo cerraba. Necesitaba el respaldo de su editor, porque ya la había cagado. Los comentarios ya lo estaban haciendo puré por falso.

No conozco a Cisneros, no soy parte del mundito Cholósfera VIP ni Poetas Trip. Pero el “blogger más leido del país” (otra mentira) me resulta más falso que las tetas de Tula. Falso, interesado, loquito desesperado por aparecer en 3G como tres mil veces a sentarse a hablar de amor como el Rampolla de la superautopista de la información. Pero si la tenía toda planeada.

¿Leyeron Cómo perder una chica en dos meses? Yo sí y luego tuve que tomarme una botella de antiácido. No era muy caballeroso contar sus levantes en Asia con foto y todo y luego de unas semanas dejarla como una chibola un poco tonta. ¿Qué hizo colgada su coartada Mafe? Nada, simplemente recolectar comentarios rogando que no se fuera.

Lo que más me llega al pincho es que todos los de fuera de su pequeño reinado sabíamos que no se iba a ir a ninguna parte, que se quedaba anclado a tu blog, pero que encima tenía la concha de someterlo a la opinión y sugerencia de los ilusos lectores (¿un blog o una novia?). Les juro que me dieron pena esa vez. Tantos comentarios para lucirse enfrente del Comercio, las editoriales y, pero claro, de su espejo, que a estas alturas debe ser ya como el espejo de Dorian Gray.

A mi me pareció clarísimo: el pata se arrepintió de dejar la plumas y lentejuelas Plus TV que le dio el blog. Dicen por ahí que él terminó con ella (no lo dejó, como dice la versión publicada). Se notó su cortinita de humo con esos posts sobre su hermana y su fiesta (¿?), después de dejar a esa chica como una estúpida en frente de todos los que creían que se había enamorado.

Sé que no busca novia, es fácil notarlo cuando uno lo escucha. Mentí: sí lo conozco, una vez me lo crucé en un bar, conversaba con unos patas míos (Lima es chica). No parecía ser el tontorrón que sufre por amor en el blog. Me dio la impresión, ojo, la impresion que aprovechaba la etiqueta que le da nombre al blog para gilear y punto, y esa vidita de playboy del Oso (va a abrir otra vez, prepárense chiquillas menores de 22, ya vuelve Cisneros reloaded, pero no se olviden que tienen que ser bien bonitas y con cuerpazos, él lo repite en cada post, las feas, gordas, o con un rollito demás, quédense en su lugar y limítense a suspirar, se podrán tomar una fotito con él, que no le dice no a un flash, pero ¿ser su novio?: ¡jamás!) le gusta a morir.

Las amiguitas de mi novia, que son unas tontitas, alucinan que agarrar con Busco Novia es el equivalente virtual a salir en Polizontes y yo, que también soy un tontito, creo que es un buen pata. No, la verdad, no sé si lo es y no me importa, lo que si es que Renatín es el rey del auto bombo y que su carrito bomba pronto será un carrazo si sigue vendiéndose así de bien. Pero algo debe quedar cloro: el pata no busca novia, eso es publicidad engañosa. Busca fama. Y yo también, pero al menos lo digo. Y se lo digo.

Sigue así, Tigre de Monterrico. Te quedan 4 minutos de fama. Tic-tac. Tic-tac.

(Recomiendo leer al maestro Fantomas sobre Cisneros)

Money & the City

mayo 16, 2008

Ya se estrenó Sex & the City en Londres y las mujeres empiezan a volverse locas esperando que traigan la película pronto, tengo entendido que aquí la estrenan a fin de mes. Hay que reconocer que la serie fue divertida, aunque demasiado “girly”. Nunca lograré emocionarme como sí lo hacen mis amigas y veo que por ahí algunas famosas “blogueras”. Las chicas podrían deliberar durante horas sobre la ropa y los fucking Manolo Blahnik (¿así se escribe?), pero reconozco que en las cuatro neoyorkinas se han delineado perfectamente los tipos de mujeres actuales.

Sin embargo, a veces ése es el problema. Juegan demasiado con los estereotipos y cuentos de hadas. No es mi costumbre criticar un producto cultural por fragmentos, pero acá vamos. He descubierto esta escena de la película en MovieWeb, donde hay mucho más para los fanáticos, y casi me he indignado. Mr. Big lleva a Carrie a conocer el lugar a donde se mudarán juntos y claro, tienen una GRAN vista de la Gran Manzana. Hasta Carrie, toda fashion, toda diva ella, se sorprende.

Vamos por partes. Carrie se queja del clóset (parte importantiiiiiísima de la casa para una loca fashion) y Big le ofrece construirle uno mejor. Ya pues. ¿Dónde quedamos los que ni siquiera nos hemos mudado de la casa de nuestros padres? Cómo voy a poder construirle media choza a mi chica ni llenarle el clóset. ¿Por qué no hacen una película que conserve valores tradicionales de Televisa? Sigan soñando con casarse y tener hijitos de Luis Fernando Alberto De la Quintana, por favor.

Sigamos. Luego Big -putamadre, todas se mueren por él- para variar tiene las palabras correctas y dispara “welcome home, baby”, con su meneo de cabeza – cada vez estoy más convencido de que esas metidas de mano al bolsillo siguen funcionando en las mujeres- pero Carrie, muy sensata ella, reconoce que lo que gana como columnista no basta para solventar tales lujos y pregunta “can we afford this?”. ¡Claro que no podemos, cariño!, ¡claro que no! Pero el maldito Big sí: “I got it”.

No, pues.

No, hombre. Esas películas deberían estar prohibidas en el Tercer Mundo.

Es preciso que dejen de lavarle el cerebro a las mujeres con la idea de que nosotros vamos a mantenerlas, no es conveniente para nuestros bolsillos. Televisa sabía lo que hacía cuando María la del Barrio trabajaba de empleada del hogar. ¡Rómpanse el lomo, mujeres, que para eso se liberaron! ¡Olvídense de Chris North! ¡Vean el Canal de las Estrellas!