No leas este post, mi amor

mayo 8, 2008

Este es un loco, loco mundo en verdad. Pero al parecer estas curiosidades no sólo se circunscriben a nuestra ombloggista blogósfera, como hablamos aquí. Ni tampoco a nuestras noticias caricaturescas, como vemos en profundidad aquí. Esto, señores, es la vida real: nuestro estilo de vida, modus vivendi.

Vamos a ponernos serios por un momento. Hablemos de algo interesante. Por ejemplo, se me ocurre…Ecuador. ¿Qué hay en Ecuador? Además de plátanos, ceviche con tomate y bellas mujeres, también se nos viene a la mente el conflicto con Colombia por las FARC (ver aquí y aquí) y Melissa Patiño.

Pero en Ecuador tiene mucho más. Tiene, por ejemplo, el uber de la ironía. Vía la BBC:

Una legisladora por el partido en el gobierno en Ecuador propuso que el derecho de las mujeres a la felicidad sexual sea garantizado por la carta magna del país.

Su sugerencia generó un acalorado debate en la conservadora sociedad ecuatoriana.

María Soledad Vela, quien contribuye a la redacción de un nuevo texto constitucional, sostiene que las mujeres en Ecuador han sido vistas tradicionalmente como meros objetos sexuales o como encargadas de la crianza de los niños.

Ahora -sostiene- una mujer debe tener el derecho a tomar decisiones libres, responsables y bien informadas acerca de su vida sexual.

Hablar de sexualidad libre en una sociedad donde se respeten los derechos humanos y se tenga gente culta que pueda aceptar el cambio de los tiempos está bien, por así decirlo, pero, ¿cómo lo interpretaron?

Un miembro de la oposición en la asamblea, Leonardo Viteri, llegó a acusarla de intentar decretar los orgasmos por ley.

Otro calificó la propuesta de “ridícula” y sostuvo que un tema tan íntimo debería quedar en el ámbito privado y no ser garantizado por la legislación.

Vela respondió a las críticas sosteniendo que nunca llegó a demandar el derecho a un orgasmo, sino el derecho a disfrutar de las relaciones sexuales en una sociedad libre, justa y más abierta.

No se qué se le habrá cruzado a Leonardo Viteri al momento de decir eso, porque, al parecer , en ninguna parte de la sustentación de Vela se habló de un “orgasmo”, más bien de libertades sexuales, donde tanto hombre y mujer puedan disfrutar de su sexualidad como les plazca, lo que no significa que se vuelvan libertarios.

Sin embargo, ¿qué podemos esperar?

Yo sinceramente pienso que el Estado debería sacar sus narices de lo que el ser humano haga en su intimidad y se preocupe por cosas un poco más trascendentes a nivel macrosocial, como, por ejemplo, terminar con el hambre y la pobreza y esas cosas. ¿No es un poco más importante hablar de ello que si el hombre haga llegar al orgasmo a su mujer?

Ojalá mi novia nunca lea este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: