Mickey Mouse era mujer

mayo 13, 2008

Crecí rodeado de mujeres. Mamá no me compraba muchos juguetes y a veces tenía que jugar con las barbies de mis hermanas mayores…

Ya, ya, ahórrense las bromas, que las he escuchado todas.

Lo cierto es que haber jugado con barbies jamás me ha avergonzado, sobre todo porque el final de todas esas anécdotas barbie-enses terminan conmigo auscultándolas como un ginecólgo gigantesco y precoz.

Pero este post no es de Barbie, sino de Mickey Mouse, mi superhéroe de la niñez. De Mickey tenía muñecos, afiches, libros, figuritas y toda la parafernalia necesaria como para que me prestara un poco de su sonrisa de niño bueno en mis peores días de niño malo.

Costumbre se volvió encargarle a mis primos o tíos algunas cosas de Mickey cada vez que se iban a los Estados Unidos. Todo iba bien, hasta que llegó el día del tan ansiado viaje al mundo de Disney. Un día antes, mi prima -una mocosa que me jalaba los cachetes cada vez que me veía llegar a su casa- me dejó una nota de despedida en mi casaca preferida (una de Mickey) con instrucciones estrictas de abrirla cuando llegase al Magic Kingdom, en Orlando, en lo que significaría mi primera visita al emblemático parque temático, acompañado de mamá y mis hermanas.

“Mickey Mouse es mujer”, fue lo primero que leí al llegar a Disney, en una pequeña notita que Vanessa había escondido en el bolsillo más chiquito de mi casaca.

Entonces le pregunté a mi mamá sobre la veracidad de ese mensaje rompecorazones. Ella lo negó todo, mientras mis hermanas reían más atrás. En eso, ví a Mickey Mouse, saludándome a mí y a todos los niños que ingresabamos a su hogar-dulce-hogar. Al costado, una chica rubia tomaba fotos polaroid a los chicos que querían retratarse con él.

Molesto con mi prima, con mi mamá -no recuerdo por qué-, con mis hermanas y con el mundo en general, corrí de espaldas disforzándome al máximo hasta chocarme con mi superheroe, que cayó pesadísimo al pavimento luego de pronunciar un brevísimo “fuck” que le salió de las entrañas.

A dos metros, había rodado la cabeza de Micky Mouse.

Y sí, Mickey era mujer.

Y era, además, gemela o melliza de la chica que tomaba las polaroids.

A partir de ese día odié a mi prima Vanessa con el mismo fanatismo que amé a mi Mickey Mouse durante años. Años después, me la tiré.

¿Y a qué no saben de qué hice que disfrazara?

Anuncios

One Response to “Mickey Mouse era mujer”


  1. […] Martin Checa Blog wrote an interesting post today on Mickey Mouse era mujerHere’s a quick excerpt … dotas barbie-enses terminan conmigo auscultándolas como un ginecólgo gigantesco y precoz….Pero este post no es de Barbie, sino de Mickey Mouse, mi superhéroe de la niñe… […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: