Money & the City

mayo 16, 2008

Ya se estrenó Sex & the City en Londres y las mujeres empiezan a volverse locas esperando que traigan la película pronto, tengo entendido que aquí la estrenan a fin de mes. Hay que reconocer que la serie fue divertida, aunque demasiado “girly”. Nunca lograré emocionarme como sí lo hacen mis amigas y veo que por ahí algunas famosas “blogueras”. Las chicas podrían deliberar durante horas sobre la ropa y los fucking Manolo Blahnik (¿así se escribe?), pero reconozco que en las cuatro neoyorkinas se han delineado perfectamente los tipos de mujeres actuales.

Sin embargo, a veces ése es el problema. Juegan demasiado con los estereotipos y cuentos de hadas. No es mi costumbre criticar un producto cultural por fragmentos, pero acá vamos. He descubierto esta escena de la película en MovieWeb, donde hay mucho más para los fanáticos, y casi me he indignado. Mr. Big lleva a Carrie a conocer el lugar a donde se mudarán juntos y claro, tienen una GRAN vista de la Gran Manzana. Hasta Carrie, toda fashion, toda diva ella, se sorprende.

Vamos por partes. Carrie se queja del clóset (parte importantiiiiiísima de la casa para una loca fashion) y Big le ofrece construirle uno mejor. Ya pues. ¿Dónde quedamos los que ni siquiera nos hemos mudado de la casa de nuestros padres? Cómo voy a poder construirle media choza a mi chica ni llenarle el clóset. ¿Por qué no hacen una película que conserve valores tradicionales de Televisa? Sigan soñando con casarse y tener hijitos de Luis Fernando Alberto De la Quintana, por favor.

Sigamos. Luego Big -putamadre, todas se mueren por él- para variar tiene las palabras correctas y dispara “welcome home, baby”, con su meneo de cabeza – cada vez estoy más convencido de que esas metidas de mano al bolsillo siguen funcionando en las mujeres- pero Carrie, muy sensata ella, reconoce que lo que gana como columnista no basta para solventar tales lujos y pregunta “can we afford this?”. ¡Claro que no podemos, cariño!, ¡claro que no! Pero el maldito Big sí: “I got it”.

No, pues.

No, hombre. Esas películas deberían estar prohibidas en el Tercer Mundo.

Es preciso que dejen de lavarle el cerebro a las mujeres con la idea de que nosotros vamos a mantenerlas, no es conveniente para nuestros bolsillos. Televisa sabía lo que hacía cuando María la del Barrio trabajaba de empleada del hogar. ¡Rómpanse el lomo, mujeres, que para eso se liberaron! ¡Olvídense de Chris North! ¡Vean el Canal de las Estrellas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: