Todo por el rating

septiembre 27, 2008

Era un episodio memorable de Pataclaun. Y no es una cosa que supongo o alucine, sino que me lo contaron testigos directos. Los payasitos chick, los clown -porque había que diferenciarse de los cómicos ambulantes-, recibían un memorandum que les advertía de su baja sintonía y, activando ese a veces amoral instinto de sobrevivencia de los medios de comunicación que les era tan característico, recurrían a toda clase de artimañas, escándalos y golpes de efecto para ir remontando una especie de “termómetro del rating” que les indicaba sus caidas y levantadas. Si la cosa se ponía monse PUM! le metían la mano a Wendy y a la mierda, subía el rating. O si no fingían una pelea y POW, se calentaba la antena. También se calentaban entre ellos, pero esa es otra historia.

Silvio Rendón, con ojo sagaz, acusó muchas veces a los blogstars u oligoblogs de recurrir a este sistema bufo. Ahí están bluffs como el de la casa de Chang o el del caricaturista Marcos, como ejemplo. Escandaletes que generan visitas, sin contenido real, vacíos, pura fufulla. Muy bien por Silvio, aquí siempre te haremos barra cuando le escupes al sistema aun cuando ultimamente estes hecho un compañero de Patria Roja. Yay.

El problema es que Silvio miró demasiado al abismo. Y finalmente el abismo se lo tragó. Estas son las estadísticas públicas (públicas, señores de Infartarte, no me vayan a demandar por el “whois”) de Lapicero Digital, el solitario blog de Rendón que, hasta hace poco, tenía un promedio de cero (00) comentarios.

Notan algo? Tres picos notorios. A saber, el 3, el 8 y el 9 de este mes. ¿Qué sucedió en esas fechas? ¿Cuál fue el post que duplicó, primero, y cuatriplicó, después, las visitas de LD? Días atrás se había metido con los blogs, sin resultado alguno, pero el 3 de setiembre escribió sobre como los blogs ahora son negocio y PUM!, doble de visitas: 160 en un día. La gallina de Rendón había cagado oro. Eureka!

Silvio le dio y le dio al asunto. Y las visitas seguían subiendo pero la denuncia era floja y no duraría mucho, y entonces, al mejor estilo Ortiz/Miyashiro POW! cambió el giro de su denuncia y publicó unos links que nunca entendí qué querían demostrar pero OOOOHH qué buen efecto daba publicar links, bien a lo martir del periodismo digital, como si estuviera mechándose con políticos y narcotraficantes y no con unos cuantos lornas con deseos de figuración. Todo vacío como un globo, pero consiguió su objetivo: romper la barrera de las 200 visitas.

Sumergido en un rating-trip del carajo, Rendón enloqueció y BADABUUMMM publicó un post que contenía la frase

“este enlace”

Así en un párrafo aparte, con font grandazo y en negritas, ya más efectista ni poner a Salas calato corriendo la maratón de RPP con su KFC en la mano. Amarillismo puro, porque lo único que demostraba es que a Infartarte le falta imaginación para crear blogs abiertamente comerciales -¿blog del criollismo? ¿blog del ACROCHET? uy qué imaginativo- y que José Alejandro Godoy no es bueno ni para registrar su propio domnio. Ahí sí que yo me reí y dejé constancia de eso. Conmigo se rieron varios, pero no los suficientes. LD no rompió el Match 300, arañó las 290 visitas nomás. No llegó por mucho que quisiera a Leónidas con sus trescientos lectores espartanos. This is not Sparta, man, pero hemos pasado, gracias a un salto cualitativo hacia el equilibrio estratégico, del ego trip al rating trip. Encontró la fórmula del sabor. Basurizar la blogósfera -cualquiera puede leer los comentarios que le dejan- porque eso vende. Lo que le gusta a la gente. La huevadita. La peleíta. La cochinadita. Que pase el bloguero. Oiga caballero. Ahora Rendón ataca a la única liberal consecuente de la televisión, por qué? Repitan conmigo… Rating. Te conozco bacalao.

Después Rendón ya no dio tanta risa, como pueden constatar viendo el bajón de sus visitas. De todas formas, salió ganando. Su promedio de visitas -hasta sus últimos posts sobre Rosa María Palacios que de nuevo lo han devuelto a la lucha por el rating- luego del Blog War II sobrepasa los 100 incautos diarios que, como yo, supongo que estamos esperando que se reinicie la guerra.

Sinceramente, en un inicio, imaginé a Rendón alucinado con el desubrimiento, pero con un afán moralizador verdadero, con una sorpresa genuina de no entender bien qué chucha es un IP. Esa imagen pura se me cayó luego de encontrar el botón con

SUS ESTADÍSTICAS

ahora me doy cuenta que mi ídolo tenía pies de barro. Todas sus “denuncias” están motivadas por el afán de figuración y el ansia por el rating. La verdad es lo de menos. El escándalo era lo que primó y lo que se necesitaba para levantar a LD con un escándalo ombloguista. Lo único que demostró es que el ombloguismo nos interesa, como máximo, a 300 personas en esta fucking ciudad. Se han dado cuenta que casi todos son la gentita de ONG’s, Católica y San Marcos? 300, pero que de espartanos ni la sombra.

Igual para este blog 300 visitas sería un culo. Lo mostro es que yo también tengo pies de barro y no lo oculto. Ojalá que con este post mis visitas lleguen aunque sea, a cien. Ahí sí que Rendón sería mi Lolo Fernández. IDOLO.

Anuncios

Rodolfo Ybarra dijo:

En todo caso vomito sobre su nombre y sobre todos los que intentan convertir al Perú en un restaurante de malamuerte.

Si lo que intentan es ganarse el dinero de los gringos por qué entonces no se van al país de los gringos como ha hecho, bien, el hijo de Osterling quien -por cierto- para choleando al bribón de Gastón Acurio.

Martín Checa dijo:

Ybarrita lindo de mi vida. Como te digo que eres un pelmazo. Que seguro te acostumbraste a tu rachi a la salida del Averno pensando que eso era contracultura. Que seguro te empujabas tu tamal en los tamalazos fest y decías que eso era lo más underground del mundo.

Ya dije lo que pienso antes sobre Gastón Acurio. Creo que hay mucha envidia contra él: PURITA ENVIDIA. Algunos hablan por las huevas como buenos. 

El Perú necesita más gente que haga patria y empresa como Gastón Acurio y menos envidiosos como Rodolfo Ybarra.

Interpretación de los sueños

septiembre 23, 2008

Anoche no pude dormir. Me desperté sudoroso y miré a Haydee, su cuerpo desnudo, calata sobre la frazada… Haydee, la chibola con la que intento salir y que me entusiasma hasta que comienza a hablar. No entiendo a las cachimbas de arte. Tampoco creo que me entiendan.

He ido a un sicoanalista antes. Me parecen chantas, traferos, estafadores. No he sido muy mojigato con mi vida sexual, la ventilo por aquí, pero buscar imágenes donde no las hay me parece aburrido y tedioso. Chantas. 

No tengo a quién contarle mi sueño. Veo a Haydee, su poto desnudo, trato de recordar el teléfono de mi terapista y pienso que el suicido es una opción válida.

Downtown Poet

septiembre 19, 2008

El Downtown Poet vigilando la ciudad

Es preciso y menester hablar del Downtown Poet: Identificarlo, saber diferenciarlo del Uptown Poet, estar alertas a sus oscuras, bajas y lascivas intenciones. Con el Uptown Poet comparte la habilidad de la palabra, pero el Downtown Poet se diferencia por no tener ese estereotipo físico de la mayoría de nuestros conciudadanos. Hay Downtown Poets feos. Hay Downtown Poets guapos, pero su pelo es trinche hija, tú me entiendes. Si “los poetas se hacen poetas para conseguir mujeres” los Downtown Poets deben ser doblemente poetas porque su destino con las mujeres es más cruel y despiadado.

Para el Downtown Poet, el Queirolo de Quilca es su segunda casa. Conoce a todos los meseros del lugar. No le fían cerveza porque los meseros siempre desconfiarán de los Downtown Poets. El Downtown Poet siempre llevará su poemario en su bolsita artesanal, junto con el huiro de ocasión. Siempre habrá una chica universitaria que irá con su amiga a explorar el centro y entrar a Quilca para sentirse algo marginal y sucia. Las burguesas necesitan vengarse de sus padres de vez en cuando levantándose uno que otro puntito de las clases populares. Baño de pueblo le llaman. Hija, yo sé que tú me entiendes.

El Downtown Poet vigila las mesas cercanas y si ve a una chibola universitaria con su amiga sentadas solas, se acerca y les dice amablemente para acompañarlas. Si lo chotean, no problem chochera, siempre hay más. El Downtown Poet tiene un envidiable efecto teflón. Les dirá que la cerveza no va con él, sino mejor una res, pisco y ginger ale. El trepador chilcano. Luego les sacará el poemario y les leerá algún par de poemas donde seguramente habrá algo como “sus muslos tiernos / dulces y diáfanos / ¿tendré que repetirte todas las veces que esta vez / tendrás tú que pagarme por la hora de sexo?”. Poemas de sexo, alcohol y prostitutas. Porque el Downtown Poet tiene como ícono a Bukowski. Si él la hizo, por qué no el Downtown Poet?

Ya borrachas (el Downtown Poet tiene una cabezasa), les dirá a las dos para seguirla en su departamento, leer más poemas, lanzar más, quizá unos tiros, escuchar música de unos grupos franceses caletazas. Que su biblioteca es inmensa y aquí se puede especular: Quizá el tamaño de la biblioteca del Downtown Poet sea siempre inversamente proporcional al tamaño del miembro viril. Hay veces que las dos le atracan. A veces solo una. A veces ninguna.

El Downtown Poet sabe qué hacer siempre en todos esos casos: Decirle a sus amigos de la Revista donde trabaja como editor que se levantó a dos chibolas de la explotadora burguesía peruana, bajo la mirada envidiosa del Uptown Poet que a lo más que puede llegar es a levantarse tías en el Juanitos.

Y si compartes el perfil del Downtown Poet pero nunca pudiste saber qué mierda era un oxímoron o pensaste en Washington Delgado era el último jale crema, siempre puedes aplicar a la pose del izquierdista: http://www.lapaginadefinitiva.com/dbcursillo/cursillo. No falla.

Ya si eres Downtown Poet e izquierdista, tu vida sexual está asegurada.

En el momento en que Raúl Chancay, el crítercito de la derecha en la foto, pasó de ser crítico de Literatura, Cine, Calzado para bebés a crítico de deportes, en El Comercio. No se paaaaseeeeeen. Ya había sido un escándalo que Renato Cisneros escribiera de fútbol, pero Critersito Chancay Alegre?

Sabía que le decían juez de línea (ya para tu chiste rápido, monsesazo). Pero esto es el colmo

La subversión de Rodolfo Ybarra

septiembre 17, 2008

No es lo mismo brazo armado que paro armado. Lo segundo tiene connotaciones eróticas, erotizantes, arrechas. La primera idea, la del “brazo armado”, me suena a pajero, que le da al vuelo de cometa, pero también una cierta profusión sádica: el brazo armado siempre va bien al fierro, preparado para cualquier eventualidad. Con el brazo armado de la poesía no se dice cuál es su arma, pero imaginamos que son las palabras. Palabras que matan, pang pang, my baby shoots me.

Pienso que Ybarra anda arrecho, erguido, tieso (“armado”) todo el tiempo. Una libido desbordante. Con esta lógica, sus poemarios no serían solamente atentados y ojo con el lenguaje entre subversivo y terrorista, sino también violaciones colectivas. Ybarra nos muestra su arma lista para disparar a cualquier o cualquiera que se encuentre. Sus poemarios no se llaman “Por la boca…”, “Ruptura…”, “Carne humana”, por las huevas. Y para colmo tiene un panfleto llamado “Las armas del escritor”. Violador en potencia el Ybarrita. Ni Pil Trafa.

Amor al chancho. Los poetas se hacen poetas para conseguir mujeres. La fórmula poeta+bloguero es más efectiva aún, sino que lo diga Renato Cisneros, que medio Oso Bar le está pidiendo que firme su gol. Nada de discurso senderista, ni Palestino. No. Lo de Ybarra es pura pose pro-coito. Cualquier hueco es trinchera e Ybarra es un guerrillerazo.

Chicas, cuidadito con este punto, porque me datean que Ybarra es al pelo nomás ya que cree que el jebe es una estrategia del imperialismo norteamericano para evitar su reproducción.

Comunicado Patafísico

septiembre 17, 2008

He recibido por correo físico, para que vean que hay gente que todavía tiene vida más allá de los blogs, un comunicado del autodenominado Gremio de Literatos Patafísico “La abejita”, fundado, según la misiva, por un tal Macedonio Fernández, el mismo, el otro. La carta, o mejor dicho, el paquete, contenía un texto de 142 páginas escritas a mano y trataban de muchos temas, el fútbol de segunda división en Ecuador, los experimentos del CERN, el efecto mariposa y sus consecuencias en los estudios de la mosca tse-tse y la pregunta elemental: ¿de dónde venimos y a dónde va el tiburón? Sin embargo, el objetivo del despacho es el desagravio a uno de sus miembros, el señor de la fotito más arriba, el c. “Ojitos Lindos”, como gentilmente le llamaban los miembros del Gremio.

Como se sabe, un ubicuo lingüista afincado en Estados Unidos, escribió lo siguiente, a raíz de una lectura muy particular del boutade “Pierre Menard, autor del Quijote”: “El narrador del cuento da varias señales de ser un esnob y un papanatas. Más aun, se muestra como un católico fascista, un antisemita y un anti-protestante. Como sabemos, Borges no fue nada de esto, así que resulta extraño identificarlo con el narrador.” Obviaremos aquí análisis sicoanáliticos, tan de moda entre ciertos literatos y críticos devenidos gracias al sistema yanqui y al consumo excesivo de Mac Donalds en comentaristas culturales. El análisis del lingüista panzón es simplón, casi propia de un estudiante de secundaria: “Borges no era un antisemita, el narrador de Pierre Menard sí, por lo tanto Borges no piensa como dicho narrador”. Fin del análisis. Mi anterior choque y fuga podía articular más ideas. Encuentro más inteligencia en el Oso y en el Yacana que en Estados Unidos.

Oh, qué descubrimiento más sagaz, Borges y el narrador son -en apariencia- distintas personas. Te pasaste Salitas, te doy el Sherlock Holmes de Oro al Detective del Año. Y quién te ha mentido con eso de que por esa razón Borges no pensaba como el narrador? Lo de Borges en Pierre Menard es una guasa, un chiste, una palomillada como diríamos por aquí, disfrazarse de otro para que hable por nosotros. Un travestismo si se quiere. O para usar una palabra de moda, una boutade. Un chascarrillo. Borges quiere hacernos pensar que él no es quien habla en “Pierre Menard…”, que es otro, que él no tiene nada de snob y que en el fondo es un argentino más de Palermo Viejo, que gusta de los viejos tangos pero que odia a Gardel. Snob yo? Nunca, Nicanor Gonzáles, Nicaragua Libre, Nicky Lauda.

Y qué dicen los patafísicos del texto de Salitas? Escrito en rojo sangre dice:

“Señor Daniel Salas, por favor deje de convertir a nuestro camarada en un autor aburrido. Está advertido. Sabemos cuál es su combo de KFC favorito. Los patafísicos estamos vigilando sus pasos”.

Chesum.

Salitas, yo que tú me escondo.