La guardia roja

noviembre 30, 2009

Hace 20 años

Ahora

Aquí, aquí, aquí y aquí.

A: Martín Checa se infiltró en la reunión y captó al CC de la guardia roja de la blogósfera. Solo faltó Rodolfo Ybarra pero es demasiado pezuñento para que lo dejen entrar a los bares de Barranco. Conseguimos una foto que se filtró de internet.


Alias Burbujas, Alias Rendón y Alias Malaspalabras en encuentro rojo

A2: Otra foto filtrada


Palmípedo, no se sabe si es pato o ganso

Original y copia

noviembre 27, 2009

Dumb and dumber

Original: Necesito un temblor de esos fuertes una de estas noches. Para salir calato y chapar a mis vecinas

Copia:  no puedo ver caderas cholopower inca proof por las calles. Es demasiado. Mi examen psicologico es una guitarra o coca cola classic

Original:  Busco ruca pa llevarla a una lechonada bailable cerca a Piedras Gordas con los Villacorta

Copia:  Una malcriada me llama y me dice para salir a comer. La que fue la contra del Trome ataca

Original: El twitter es al espermatozoide, lo que una custer es a la Javier Prado.

Copia: El twitter es la peor pesadilla de cualquier sistema de gobierno. salud, van dos.

Aquíaquí y aquí.

Hunter

noviembre 25, 2009

Yrigoyen sale de cacería

“…los grupos actuales, aquellos que utilizan la poesía como coartada para obtener publicidad, o lo que es peor, impulsar una execrable nostalgia por el terror”

Nuestro popular Capitán Cavernícola acaba con todos esos poetitas subversivos que al primer pito de tomba de tránsito guardan su huiro y su polo del ché en la bolsa artesanal. No por gusto Ybarrita luego se siente aludido y pregunta “¿Quiénes son los que se valen de la literatura para “impulsar una execrable nostalgia por el terror”?”.

Yo tengo la respuesta, como siempre realizando periodismo serio de investigación y no como otros que se dedican al autobombo, al publicherry previo pago y al rebote…

Quien se vale de la literatura para impulsar una execrable nostalgia por el terror es…

1

2

3

4

5

Tú, Ybarra, pezweón!

Chancho infecto

noviembre 17, 2009

Te acaban de nombrar ministro de Educación y tu primera orden es eliminar de los libros escolares a cierto autor. ¿De quién se trata?

No eliminaría a nadie. Pero sí te puedo hablar de una tentación. No le daría mucho espacio a ese anciano chancho infecto y sobrevalorado que anda por ahí jugando al filicidio literario.