FaceGaga

febrero 3, 2012

#SAYNOMORE

Anuncios

Lady Gaga Strikes Back

febrero 3, 2012

Lady Gaga la hace de nuevo. Y esta vez la hizo con lo que los peruanos consideramos lo más sagrado después de nuestra mamita linda que estás en el cielo. Se metió con San Gastón Acurio, con el San Javier Wong y sus maravillosos Ceviches con C mayúscula y con Mistura que es como nuestro Vaticano, pero de comida y gula. Inmediatamente salieron todos en las redes sociales a hacerle un rico apanado y callejón oscuro, guarda ahí.

Imagen

Como lo que nos interesa es el periodismo de investigación, queremos dar las verdaderas razones por las que Thays escupió sobre nuestro escudo plato.

Cansado de esperar que lo llamen para que opine sobre Sendero Luminoso, porque él luego de Oreja de Perro era todo un especialista, estaba preparando su nuevo libro: Los deliciosos melones de Frances McLaren, la historia de un joven literato que conoce a una vieja señora que le enseña como hacer el mejor consomé de gallina negra que se haya probado jamás sobre la faz de la tierra. Con ese libro Thays esperaba ganar el premio Tengo un Planeta 2012, con lo cual, tal vez, alguien se  le ocurra luego completar su misia entrada en Wikipedia (dicho sea de paso, ¿cómo es posible Iván que tu entrada en ruso consigne tus obras y no la de español? ¿O quizá sea una señal nabokoviana?).

Pero, una vez más, la suerte le era esquiva para la joven promesa de la literatura peruana año 1991. Gustavo Rodríguez acababa de sacar un libro sobre la gastronomía peruana.

“Lo vod a ma-matad!!!!111”, dicen que dijo a un amigo que le avisó de la última novela del pelado, mientras jugaban Inglaterra Alemania en el Pro Evolution Soccer. Acto seguido, cogió el mando del PS3, y lo lanzó por la ventana.

Luego se dedicó a hacerle mala fama al pelado atrasador. Solicitó por todos lados acceso al borrador, al libro, a lo que sea. Y no consiguió más que la infame nota de prensa que le envían a todos los mortales. Como no tenía más material en su poder dijo lo que tenía que decir, que el libro era un bluff. “Me permito dudar sobre la posibilidad de que una novela sospechosa de oportunismo sea buena”, dice el mismo que tituló su libro “Un lugar llamado Oreja de Perro” (2008). El mismo que renegaba del premio Herralde cuando se lo dieron a Bayly (“el premio Herralde -como todo premio que entrega una editorial y no una institución o una municipalidad- debió privilegiar, acorde con sus intereses, el valor comercial antes que el valor literario de las obras presentadas“, escribió aquella vez) pero se embriagó de Vodka al recibirlo. Sin duda a Thays era la purita envidia la que lo corroe. Y es envidia de ver al gordito Acurio ser la estrella en todas las ferias culturosas de Lima (libros, cine, pintura, comics, fútbol) y no él. Aldo Mariátegui, mi héroe, tiene razón cuando dice que el peor enemigo de un peruano es otro peruano. Y si encima tiene frenillo, más envidia aún.

Yo sé que tú eres amigo de Thays. Un favor, no le hagas un mal. No le sigas diciendo que es la joven promesa de la literatura peruana. Que se compre su gorrita, porque encima de gago, calvo.

La guardia roja

noviembre 30, 2009

Hace 20 años

Ahora

Aquí, aquí, aquí y aquí.

A: Martín Checa se infiltró en la reunión y captó al CC de la guardia roja de la blogósfera. Solo faltó Rodolfo Ybarra pero es demasiado pezuñento para que lo dejen entrar a los bares de Barranco. Conseguimos una foto que se filtró de internet.


Alias Burbujas, Alias Rendón y Alias Malaspalabras en encuentro rojo

A2: Otra foto filtrada


Palmípedo, no se sabe si es pato o ganso

Pa Bravo Yo

agosto 16, 2009

pabravoyo

Goyo Martínez al lado de Renatín TinTín. “Ahora sabrás porque me dicen el negro Tridente…”

Tremendo revuelo ha provado el Negro Martínez con su Ensayo de Abecechedario, donde el Negro se manda con frases como esta, dignas de todo un hombre de mundo:

“Entonces, ¿qué anatema impide que el sentimiento manifiesto, besos, caricias, infinita ternura como la que el poeta Juan Cristóbal le brindaba a su perra Zorba, pueda ahondar por la ruta sexual? ¿En qué radica la monstruosidad? Nada más pregunto si la manteca es unto.”

La verdad no es para tanto. Es conocido el amor que los poetas tienen por sus animales, por sus perros, sus gatos y sus hamsters. Dicen que Georgette Vallejo siempre se ponía celosa cuando paseaba con César por el zoológico parisino y este se quedaba absorto y abstraído cuando los venaditos tomaban agua. Y nadie comenta las bolitas de lana de oveja que hay siempre en la ropa de Rodoldo Ybarra.

Ybarra sacó la cara por Juan Cristóbal, cuyo nombre verdadero es José Pardo y Echenique del Arco del Triunfo, exponente de todos los resentimientos sociales posibles y acusó al Negro Goyo de vulgar. “Un negro igualado, cuando se ha visto“. A Cristóbal se le salió el apellido que ahora quiere negar.

El negro Martínez respondió cual Shaka Zulu en Perú.21, reviviendo viejos y amenos momentos de la pelea de andinos contra criollos. Y si la historia ha dicho algo, es que la zambería siempre ha estado del lado de los blancos. Black power, White Money.

A propósito de Diccionario abracadabra, que es un mural de ensayos de toda laya, el susomentado blog Puente Aéreo lo tacha y decreta, autoritario, que se trata de una “lumpenización de la inteligencia”. Sin saber dónde cantó el gallo, Augusto Faverón usa el vocablo lumpen que Karl Marx introdujo en la teoría política a través de su libro El 18 Brumario, capítulo quinto.

Aquí queremos solidarizarnos con nuestro héroe Faverón. Si Faverón dice que el Diccionario del Zamborja es lumpen, es lumpen. Si Faverón dice que el ensayo del Chupete de Brea es un insulto a la inteligencia, entonces yo pido que me devuelvan mi plata. Y consideramos que es un insulto que se le cambie el nombre de Gustavo a Augusto. Así no juega Perú.

Lo que no podemos negar es el buen ingenio de Muñeco Vudú para meter a Hitler en la colada.

Ahora que tenemos la fortuna de contar con Internet, desde el blog Puente Aéreo se quiere imponer prohibiciones fascistas, envueltas en papel de lustre, treta aprendida en los filmes de Leni Riefenstahl, la favorita de Hitler. Esto ya estaba previsto en el ensayo de Susan Sontag, “Fascismo fascinante”.”

Luego el hermano de Angobaldo sigue y sigue…

El gesto obscurantista de Augusto Faverón ha sido imitado en otro blog por un tal Coral, poeta y mami de lenocinio que me llama ‘caserito’. Coral señala que Diccionario abracadabra es “un mero listado de palabrejas”. Con similar prejuicio fascista, Coral divide el léxico en palabras y palabrejas.

Lo bueno es que la infeliz expresión me trajo a la mente una imagen y la idea de Theodor Adorno, el de la Escuela de Frankfurt, sobre la concomitancia entre forma y contenido. Coral, pese a su apelativo marisquero, resulta un ignorante en cuanto a pejes. Dice: “Un mero listado de palabrejas”. Pero lo que yo veo es un peje mero con rayas hechas de palabras rutilantes. Lo de mero le salió por torpeza, en la creencia de que se trata de un peje como la lorna. No sabe, por lorna, que el mero se codea con la chita, el ojodiuva, el congrio, el pejeperro, la corvina, el lenguado, el pejesapo.

Un tal Coral, qué buena.

¿Y Rodolfo Ybarra? Ni lo nombra. Se cree tiburonazo con las gringas en Quilca, pero no llega ni a anchoveta.